La omnicalidad y la visión 360

La omnicalidad y la visión 360

julio 20, 2020 Desactivado Por Esteban

1. Mentalidad omnicanal: la omnicanalidad no es un proyecto exclusivamente tecnológico, ni debe entenderse res-
trictivamente desde esta perspectiva. Se requiere un cambio estratégico y cultural importante en la visión y la
acción a todos los niveles de la empresa que fomente:
2. Mayor respaldo directivo: por supuesto, estos cambios requieren de un liderazgo efectivo, que comienza por ser
un liderazgo participativo. Desde lo más alto de la organización se debe impulsar este cambio cultural porque,
de lo contrario, cualquier iniciativa estará condenada al fracaso. Para ello:
3. Mejor conocimiento de los clientes: las empresas tienen que averiguar lo que sus clientes realmente quieren. Sólo
así es posible orientar el negocio para satisfacer sus necesidades. Conseguirlo depende de:
4. Garantía de integración: los datos tienen que estar centralizados, estandarizados y ser accesibles a toda la orga-
nización. La gestión de datos maestros juega un papel clave al procurar una visión única de:
• La eliminación de silos departamentales, especialmente en lo concerniente a información.
• La colaboración entre canales, en vez de la competencia entre ellos.
• El enfoque en el cliente, que obligue a pensar en lo que los clientes realmente quieren y sus
necesidades, en lugar de los objetivos de un área o de la empresa.
• El cambio orientado hacia la satisfacción de estas expectativas.
• Obtener los datos que hagan posible adquirir esta visión: recogerlos, almacenarlos y proce-
sarlos.

 

• Analizar la información disponible acerca de los propios clientes, los procesos de venta, el
funcionamiento de la web, la efectividad de las estrategias de marketing, el social media y
el inventario, entre otros.
• Compartir este conocimiento a través de la organización para que sea accionable por todos,
ya que es la manera de convertirla en innovación.
• El cambio de mentalidad debe producirse en cascada hacia abajo a través de la organiza-
ción.
• La metas a nivel de empresa serán prioritarias a los objetivos departamentales.
• Desde los niveles ejecutivos se ha de promover la creación de programas de capacitación
y formación que apoyen el desarrollo de la organización de forma alineada con las nuevas
necesidades el entorno, ofreciendo el soporte necesario a la nueva forma de trabajar.
• Es preciso designar un responsable de gestión del cambio, que ayude al negocio a avanzar
y mantenga los niveles de motivación de las personas.
• Cliente.
• Productos.
• Organización.